Adicciones

¿Qué son las adicciones?

Las adicciones son enfermedades, tal y como está descrito por la Organización Mundial de la Salud. La adicción es una neuroadaptación del comportamiento al consumo de alcohol, drogas o al juego. Dan lugar al alcoholismo, la drogadicción o la ludopatía u otras dependencias. Todas las adicciones están caracterizadas por un conjunto de signos y síntomas muy concretos. Podemos mencionar aspectos biológicos, genéticos, psicológicos y sociales, como causas de las conductas adictivas. La adicción es una enfermedad grave, crónica, y mortal si no se trata. Un adicto no puede hacer nada por sí mismo para resolver su adicción y necesita ayuda profesional para restaurar su estado de salud.

Las adicciones son enfermedades, tal y como lo describe la Organización Mundial de la Salud. Su origen responde a factores biológicos (predisposición genética), psicológicos, y de entorno social.

Tipos de adicciones

Las adicciones pueden darse tanto al alcohol como a las drogas (alcoholismo y drogodependencias). Pero también pueden darse a ciertas actividades en las que no intervienen las sustancias psicoactivas. Estas últimas, son las llamadas adicciones comportamentales. Son, por ejemplo, la adicción al juego (ludopatía), los adictos a las apuestas deportivas, la adicción al sexo, la adicción a las compras, o incluso la adicción a las relaciones afectivas (dependencia emocional o codependencia).

De hecho, podríamos decir que las conductas adictivas constituyen una única entidad, aunque sus manifestaciones son muy diversas. Resulta bastante frecuente el consumo de diferentes drogas en un mismo paciente (consumo conjunto de cocaína y alcohol, cannabis, opiáceos, benzodiacepinas y otras drogas). Es por esto que la tendencia de un adicto a padecer varias adicciones es muy elevada.

Por último, también es frecuente que ambos tipos de adicciones (las adicciones comportamentales y las drogodependencias) aparezcan simultáneamente. Por ejemplo, el alcoholismo junto a la ludopatía o la adicción a la cocaina junto a la adicción al sexo. En los últimos años existe una alta incidencia de las adicciones tecnólogicas. La adicción al móvil, a internet, o a las redes sociales son cada vez más frecuentes. Y por supuesto, la adicción a los videojuegos.

hombre pensando qué son las adicciones
Un adicto no puede hacer nada por sí mismo para resolver las adicciones

Causas de las adicciones

El origen o causa de las adicciones es multifactorial. No existe una única razón que determine una adicción. Existe un debate permanente acerca de si las personas se vuelven adictas por propia decisión o si no pueden evitar acabar siendo “prisioneros” de las mismas. Un alcohólico, cocainómano, o incluso un ludópata, padecen una especial vulnerabilidad al efecto del alcohol, las drogas o el juego. Son personas diferentes al resto; física, psicológica y emocionalmente. No enferman por falta de habilidad en el manejo del alcohol o las drogas, sino por la presencia simultánea de una serie de factores y una mayor predisposición a padecerlas. Descubre en este enlace la influencia de la genética en el desarrollo de las adicciones.

Son muy diversos los factores que afectan al riesgo de ser alcohólico, ludópata o adicto a las drogas. Entre otros, están los factores biológicos y la predisposición genética. También influye el entorno social, familiar, escolar o laboral. A modo de ejemplo, aspectos como la homosexualidad podrían estar indirectamente relacionados con una mayor predisposición a padecer adicciones (como consecuencia del elevado estrés y el rechazo social al que suelen estar sometidos).

Estudios científicos demuestran que existen involucrados cambios neuroquímicos importantes (a nivel cerebral) en las personas con desordenes adictivos. Estos estudios indican una predisposición genética a padecer adicciones en algunas personas. Por último, también intervienen determinados rasgos psicológicos a la hora de padecer una adicción.

Todos estos factores son dinámicos y cambiantes, y hacen que sea imposible predecir quién se volverá adicto al alcohol o las drogas. Del mismo modo, también es imposible saber con qué rapidez pueden desarrollar alcoholismo o adicción a la cocaína, las personas que se exponen al consumo de alcohol o drogas.

Consecuencias de las adicciones

En primer lugar, hay que destacar el carácter crónico que tienen las adicciones. Las adicciones no curan, en cualquier caso, remiten su expresión. La sintomatología de las adicciones comprende principalmente estos aspectos: daño o deterioro progresivo en la calidad de vida. En mayor o menor grado, deterioro físico y psicológico ocasionado por la práctica compulsiva de la conducta adictiva. Afectación del entorno laboral, social o familiar.

Como consecuencia del consumo repetido de alcohol, cocaína, marihuana o el juego, la persona va quedando progresivamente atrapada en el ciclo placentero que inicialmente activan. Posteriormente va apareciendo la tolerancia y el síndrome de abstinencia. La tolerancia es la necesidad de aumentar la frecuencia y la dosis del consumo para obtener los efectos deseados.

Conoce más fondo el síndrome de abstinencia al alcohol en este enlace.

Un rasgo muy común en los alcohólicos y los adictos a las drogas es la negación y el autoengaño. Esta situación aparece como la dificultad de percibir o admitir la relación entre la conducta adictiva y sus consecuencias negativas. A medida que la adicción no se trata va aumentando la afectación cerebral y cognitiva del adicto. Este aspecto puede condicionar permanentemente la evolución del adicto respecto del daño padecido. Es decir, con el tiempo se va perdiendo la capacidad aceptar la adicción. El resultado de la negación suele ser una afectación psicológica, funcional y estructural importante (deterioro cognitivo, disfunción familiar, etc.).

Síntomas, fases y evolución

Podemos entender las adicciones como procesos secuenciales. Es importante poder tener una visión general de cómo aparece, surge y se consolida la adicción. En primer lugar ocurre el enamoramiento con la sustancia. En esta fase el paciente mantiene un consumo “equilibrado” sin que (aparentemente) cause un perjuicio en su vida. Los adictos perciben esta fase como “yo controlo”.

En una segunda fase, se desarrolla el denominado “silencio clínico”, donde el paciente no es consciente del problema, ya que no hay ningún indicador visible de una alteración importante. Dependiendo del tipo de sustancia, pueden darse largos periodos de tiempo en los que pase inadvertido el cuadro clínico propiamente dicho. Esta fase provoca un avance de la patología que puede tener graves consecuencias, incluso irreversibles en diferentes aspectos. Antiguamente se conocía esta fase bajo el nombre de abuso de alcohol o drogas.

La última y tercera fase es la eclosión y visibilidad de la enfermedad. Aparece con la expresión de la sintomatología y la acción resultante del proceso de neuroadaptación a la conducta problema. Trasciende la imposibilidad de dejar de beber alcohol, el adicto no puede dejar de tomar cocaína con frecuencia, o juega y apuesta de forma compulsiva sin poder evitarlo. Es aquí donde el entorno del paciente suele tomar conciencia de la existencia del problema, aunque generalmente el adicto lo niega como parte de su sintomatología. Es la dependencia a las drogas.

El tratamiento de adicciones

Solo desde la ayuda profesional pueden resolverse las adicciones. Es muy importante entender que uno de los principales síntomas de la adicción hasta que se inicia el tratamiento es el autoengaño, la negación o la no aceptación del problema. El adicto no acostumbra a solicitar ayuda, y si lo hace, suele ser en una fase tardía de la enfermedad en donde ya se han producido deterioros a casi todos los niveles. Es por esto que para evitar llegar a este punto, cuando la familia se percata o tiene la sospecha de que un familiar padece adicciones, debe pasar a la acción rapidamente.

Las adicciones requieren tratamientos especializados como el tratamiento para el alcoholismo de Ivatad. No sólo el adicto deberá desarrollarlo, sino que también es muy recomendable que la familia participe de forma activa del mismo. Con una intervención integral podremos obtener los mejores resultados posibles.

De esta forma, una vez se tenga la sospecha de que exista o pueda existir una adicción, acuda con la mayor brevedad posible a un centro especializado en adicciones. Acuda a una consulta con psicólogos especialistas en adicciones para que determinen cual es el grado y evolución de la misma. De este modo, podrá empezar el tratamiento para la adiccción a las drogas más conveniente.

¿Soy adicto a las drogas?

Si quieres realizar el Test de adicción a las drogas haz clic aquí.

¿Qué tengo que hacer si padezco adicciones?

Acuda a un centro desintoxicación de adicciones como Ivatad. En nuestra clínica le atenderán psicólogos expertos en adicciones. Le ofreceremos atención inmediata en el número de teléfono ☎  617846402, de lunes a viernes, de 09:00 a 20:00 h. Estamos ubicados en la Calle Pizarro 12, 3, 46004 Valencia. En el centro de la ciudad de Valencia, entre la calle Colón y la Gran Vía Marqués del Turia.

En Valencia Adicciones le atenderemos rápidamente tratando de valorar la situación que está atravesando. Así, podremos ofrecerle la propuesta terapéutica más eficaz que solucione el problema. Además, puede interesarle conocer con mayor profundidad las diferentes fases del tratamiento de adicciones.