El papel de la genética en las adicciones ¿son hereditarias?

cadena de adn que decide la influencia de la genética en las adicciones

Algunas personas piensan que las adicciones son hereditarias y que dependen totalmente de la genética. Realmente las adicciones pueden heredarse, pero debemos tener en cuenta que también intervienen factores psicológicos y sociales en su aparición. Es decir, el componente genético es un factor importante en el desarrollo de la adicción, pero no tiene carácter vinculante.

La ciencia ha demostrado que determinados genes pueden provocar la predisposición a sufrir adicciones. Es decir, existe un componente hereditario que aumenta la probabilidad de tener problemas con el alcohol o las drogas. Sin embargo, la carga genética no resulta decisiva sin la participación de otros factores. Vamos a intentar explicar con detalle esta compleja interacción.

Factores involucrados en las adicciones

Como comentábamos, además de la genética, existen otros factores que pueden influir en el desarrollo de las adicciones. Son factores como el entorno, los rasgos de personalidad o las habilidades de afrontamiento. En este sentido también pueden resultar determinantes las experiencias emocionales intensas (traumas, maltrato, abusos, etc.). Por lo tanto, es importante destacar la influencia de la genética, pero resulta imprescindible tener en cuenta otros factores.

Rostro pensativo de un hombre con adicciones.
El entorno, los rasgos psicológicos o las habilidades de afrontamiento también intervienen en el desarrollo de las adicciones.

Es decir, no existe una única causa que desencadene la adicción, sino que dependerá de la combinación de varios factores. Por lo tanto, las adicciones no son hereditarias de una forma aislada, sino que requieren de la presencia de otros elementos para expresarse. Estos son los principales aspectos que intervienen en el desarrollo de las adicciones:

  • Factores genéticos y hereditarios (predisposición genética)
  • Factores ambientales (entorno, estilo de vida, experiencias vitales, etc.)
  • Factores psicológicos (rasgos de personalidad, habilidades de afrontamiento, etc.)

Resulta interesante comentar que, a diferencia de los factores genéticos, intervenir en los factores ambientales y psicológicos es posible. Esto es importante en materia de prevención y tratamiento de las adicciones. Pero veamos con detalle cómo influye la genética en las adicciones.

Entrada relacionada: las principales causas de la drogadicción.

La predisposición genética en adicciones

La predisposición genética determina la vulnerabilidad del cerebro al efecto del alcohol o las drogas. Diferentes estudios indican que algunos genes podrían facilitar las adicciones. Por esta razón decimos que las adicciones son hereditarias. Sin embargo, la genética no es absolutamente vinculante, sino que necesita coincidir con diferentes factores ambientales y psicológicos para generar una adicción.

Esto significa que el hecho de tener antecedentes familiares de adicción no implica totalmente que te volverás adicto. Del mismo modo, el hecho de no tener antecedentes no significa que no puedas desarrollar una adicción. A simple vista es una cuestión probabilística, pero en realidad es bastante más complejo.

Lo cierto es que, si consumes alcohol o drogas con frecuencia, la probabilidad de sufrir adicción aumenta. Pero si además tienes antecedentes familiares esta probabilidad se dispara. Entonces ¿cuál es el peso específico de la genética en el desarrollo de una adicción?

Los científicos estiman que la genética representa entre el 40 y el 60 por cien del riesgo de padecer adicción.

Esto es importante porque muchas personas se preguntan por la probabilidad que tienen sus hijos de ser adictos. O incluso las probabilidades que tiene alguien de ser adicto si consume cocaína de vez en cuando. La mayoría de estas preguntas no tienen una respuesta exacta. Sin embargo, la ciencia ha identificado algunos genes que podrían tener un papel fundamental en el desarrollo de la adicción.

Para terminar, destacaremos que intervenir en la predisposición genética de las adicciones resulta prácticamente imposible hoy en día. Sin embargo, podemos actuar sobre los factores psicológicos y sociales de las adicciones. Esto resulta particularmente útil de cara a prevenir y tratar cualquier tipo de adicción.

Entrada relacionada: consejos para prevenir el alcoholismo.

La epigenética como causa de las adicciones

La ciencia ha demostrado que la genética juega un papel determinante en la susceptibilidad de algunas personas a sufrir adicciones. Una gran cantidad de estudios apuntan que los genes involucrados en la vulnerabilidad frente a las drogas son hereditarios, independientemente de la sustancia que se use. Es decir, las adicciones son hereditarias en este sentido. Pero lo más destacable es que la adicción está influenciada por complejas interacciones de estos genes con factores ambientales como el estrés o el entorno.

Las adicciones pueden ser hereditarias. Imágen del cerebro con áreas coloreadas.
La genética determina la respuesta del cerebro al efecto del alcohol o las drogas.

En este sentido cabe resaltar la función que desempeñan los cambios epigenéticos (modificaciones en la expresión genética sin alterar la secuencia del ADN) en el desarrollo de las adicciones. Por ejemplo, la ciencia ha demostrado que las hormonas del estrés pueden inducir cambios epigenéticos y facilitar la adicción, o incluso mediar en los procesos de recaída.

Es decir, si tomas cocaína con frecuencia y tienes un estilo de vida estresante es mucho más probable desarrollar adicción como consecuencia de cambios epigenéticos. Este ejemplo ilustra la compleja interacción que existe entre los factores genéticos y los factores ambientales como causa de las adicciones.

Los genes de la adicción

Resulta imposible determinar con exactitud los genes involucrados en las adicciones. Sin embargo, diferentes estudios de investigación han conseguido identificar algunos de los genes relacionados con la adicción. Habitualmente intervienen en las vías neuronales que activan los estímulos adictivos. Actúan modificando la síntesis y el funcionamiento de los neurotransmisores y receptores opioides. Además, existen genes que alteran el metabolismo y eliminación de las drogas, la respuesta al estrés o que implican cierta predisposición a sufrir trastornos mentales. En el sentido más amplio, la expresión de los genes de la adicción afecta fundamentalmente al sistema de recompensa del cerebro.

Al mismo tiempo resulta necesario destacar que muchos de estos estudios corresponden a modelos de investigación animal, por lo que debemos ser prudentes a la hora de extrapolar a los humanos sus resultados.

En un estudio de investigación de S. Lichenstein et al. (2014) se identificaron diferentes genes relacionados con el aumento del riesgo de adicción. Estos son los más conocidos: BDNF, DRD2, FTO, CHRM2 y OPRM1. Del mismo modo, algunas de las proteínas que codifican los genes LEP y SERPINF1 (leptina y PEDF respectivamente) también se han relacionado estrechamente con el desarrollo del alcoholismo. Los genes de la adicción son:

  • BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro)
  • DRD2 (receptor de dopamina D2)
  • FTO (gen FTO)
  • CHRM2 (gen del receptor muscarínico M2)
  • OPRM1 (receptor opioide μ1)
  • PSD-95 (proteína de densidad postsináptica 95)
  • CHRNA5 (receptor nicotínico de acetilcolina alfa-5)
  • SERPINF1
  • LEP
  • ALDH2

Por último, el gen ALDH2*2 se ha postulado en diferentes contextos como un gen protector contra la adicción. Este gen (muy frecuente entre la población asiática) interviene en la síntesis de la enzima que metaboliza el alcohol (aldehído deshidrogenasa), por lo que su ausencia actuaría como un protector frente al alcoholismo.

Conclusiones sobre genética y adicciones

La influencia genética en las adicciones es un tema ampliamente debatido en el campo de la neurociencia. Sabemos que la adicción no es un trastorno único, sino un abanico de comportamientos en los que el componente genético tiene un peso específico considerable. En cierto modo podríamos decir que las adicciones son hereditarias, pero con matices importantes.

A pesar de que la ciencia ha podido identificar genes relacionados con las adicciones, concluye que es la combinación con otros factores (ambientales y psicológicos) la que determina su aparición. Esto significa que tener una determinada variante genética no garantiza que una persona se vuelva adicta o viceversa.

En resumen, la interacción entre los genes, el entorno y los rasgos psicológicos es dinámica y compleja, ya que los propios factores ambientales pueden modular la expresión génica y definir cambios epigenéticos. Por lo tanto, la genética no es la causa ni la respuesta a la pregunta de por qué algunas personas se vuelven adictas y otras no, sino una parte importante de un concepto multifactorial (la adicción) que requiere mayor investigación.