Adicto a los esteroides anabolizantes

Soy adicto a los esteroides anabolizantes si no puedo dejar de consumirlos aunque me perjudican

Podríamos definir ser adicto a los esteroides de muchas formas. Como ocurre con otras adicciones, un adicto a los esteroides anabolizantes probablemente no reconozca esta condición. La adicción a los esteroides anabolizantes es un tema que suscita controversia desde hace años. El consumo ilícito de sustancias sintéticas derivadas de la testosterona se popularizó hace décadas entre una parte de la población. Fundamentalmente, los esteroides se usan con el ánimo de aumentar la masa muscular, aumentar el rendimiento físico y mejorar la imagen. A excepción de la primera premisa (aumento de la musculatura), el resto de ellas son (cuanto menos) debatibles.

Aunque la adicción a los esteroides no figura entre los trastornos relacionados con sustancias psicoactivas, lo cierto es que aproximadamente el 30% de quienes utilizan esteroides regularmente desarrollan un cuadro similar a una adicción. Como otras adicciones, está caracterizada por un síndrome de abstinencia cuando se retiran, y por el consumo continuado a pesar de los efectos perjudiciales que provocan. Resulta evidente el perjuicio físico que supone aumentar de 10 a 100 veces las cantidades endógenas de testosterona (hepático, cardíaco, etc.). Pero también existen estudios que determinan una afectación psicológica y del comportamiento entre los consumidores de esteroides. Por ejemplo, un adicto a los esteroides puede sufrir un impacto negativo en sus relaciones sociales, depresión, o importantes cambios de su estado de ánimo.

Los esteroides utilizados como drogas

La hormonas sexuales son sustancias endógenas que determinan la sexualidad en nuestro organismo. Existen tres grupos de hormonas que definen la sexualidad: los andrógenos, los estrógenos y los progestágenos. La testosterona pertenece al grupo de los andrógenos y es la hormona que define los rasgos vinculados a la masculinidad. Tanto la testosterona como sus derivados sintéticos tienen un marcado carácter anabolizante ya que promueven la síntesis de proteínas en el musculo esquelético (aumentan la masa muscular).

Existe un amplio número de derivados sintéticos de la testosterona que fueron diseñados hace años con fines médicos. Algunos ejemplos son: la nandrolona (Deca-durabolin), el estanozolol (Winstrol depot), la mesterolona (Proviron) o la metenolona (Primobolan). Muchos de estos medicamentos están retirados en España y solo es posible conseguirlos en el mercado negro con el alto riesgo para la salud que esto supone. Al igual que ocurre con otros fármacos, utilizar esteroides con fines distintos a sus indicaciones, su uso excesivo, o su uso prolongado, puede provocar graves efectos adversos, entre ellos una adicción.

Los esteroides anabolizantes solo deben utilizarse bajo estricta prescripción médica. Adquirir estos medicamentos a través de internet supone un grave riesgo para la salud. Distribuir esteroides anabolizantes por canales distintos a las oficinas de farmacia (no autorizados) supone un delito tipificado en el código penal.

Debido a sus propiedades anabolizantes muchas personas utilizan esteroides con el ánimo de mejorar su rendimiento deportivo. El dopaje consiste en alterar el desarrollo y crecimiento natural del organismo con el ánimo de mejorar el rendimiento físico. Utilizar derivados de la testosterona de forma "recreativa" puede convertirte, al igual que ocurre con otras drogas, en adicto a los esteroides.

 

Adicto a los esteroides y a la imagen

Aunque en un primer momento el consumo de esteroides anabolizantes se popularizó entre los deportistas, con el paso del tiempo pasaron a convertirse en tendencia entre los no profesionales. Sujetos al dictamen de ciertas "reglas" sociales que promueven el culto al cuerpo, la delgadez y otros cánones, multitud de personas empezaron a utilizar esteroides como forma rápida y aparentemente no peligrosa de conseguir estos objetivos. Al igual que ocurre con otros medicamentos, consumir esteroides puede ir envuelto en una aparente inocuidad ya que "lo recetan los médicos". Nada más lejos de la verdad. Recordemos, por ejemplo: las benzodiacepinas son medicamentos capaces de crear adicción.

Existe un trastorno psicológico bien definido respecto de la propia imagen denominado dismorfia corporal. Esta puede estar relacionada en algún punto con ciertos trastornos de la conducta alimentaria (como la anorexia) o, como en este caso, con la denominada "vigorexia". Anteriormente ya hablamos de alguna de estas alteraciones, como la adicción al bronceado (también denominada "tanorexia").

Puedes ser adicto a los esteroides si consumes anabolizantes con tal de mejorar tu imagen
Puedes ser adicto a los esteroides si consumes anabolizantes con tal de mejorar tu imagen (Halayalex / Freepik).

El uso de esteroides anabolizantes con el fin de mejorar la imagen puede responder a una atención desmedida respecto de la apariencia física. El consumo de anabolizantes ha trascendido desde un colectivo muy concreto (fisicoculturistas o deportistas de élite) a un sector más amplio de la población rendida al denominado "culto al cuerpo".

La sociedad actual nos transmite erróneamente valores asociados al éxito en función del aspecto, el peso, o la identidad sexual. "Si quieres ser un triunfador, o triunfadora, tienes que vestir de tal forma, ser esbelta, delgada, o muy morena (o pálida, según la moda)". El precio a pagar puede ser muy alto: convertirte en adicto o adicta a los esteroides.

El síndrome de abstinencia del adicto a los esteroides

El consumo de esteroides para mejorar la imagen o aumentar el rendimiento físico pretende beneficiarse de los efectos anabolizantes pero suprimir ciertos efectos androgénicos. Esto puede resultar complicado ya que ambos efectos responden a las características propias de estas drogas. Para eludir los efectos indeseados, las personas que usan esteroides se someten a periodos repetidos de uso, alternados con periodos de descanso, denominados "ciclos".

Por las mismas razones que algunas personas que consumen cocaína o alcohol desarrollan dependencia a estas drogas, un adicto a los esteroides padece, en ausencia de la droga, un cuadro más o menos notable de síndrome de abstinencia: irritabilidad, ansiedad, cambio de humor, fatiga, insomnio, etc. Incluso en los casos más severos, la retirada de esteroides puede provocar cuadros graves de depresión con ideación suicida.

 

Ver el video: adicción a los anabolizantes

 

El patrón de administración de esteroides varía de una persona a otra; algunos usan los esteroides en ciclos de 6 a 18 semanas, con períodos intermedios de descanso para restaurar el eje hipotalámico-pituitario-gonadal (HPG) suprimido. En períodos sin esteroides, algunos usuarios experimentan un síntoma muy característico denominado "ira esteroidea". Para evitar esto, muchos usuarios consumen continuamente esteroides en un patrón en donde alternan períodos con dosis bajas con otros con dosis altas.

Los esteroides, además, se asocian con una amplia gama de efectos adversos como el acné, la alopecia, el aumento de peso o la disfunción sexual. La ginecomastia (aumento de los pechos) o la reducción testicular están relacionados con el desequilibrio hormonal citado anteriormente (HPG) que causa el uso de esteroides.

Tratamiento de la adicción a los esteroides

El tratamiento de elección para un adicto a los esteroides va dirigido fundamentalmente a que la persona cambie la forma de relacionarse con su cuerpo. Ayudarle a gestionar apropiadamente los pensamientos, emociones y comportamientos que le hacen estar pendiente de su musculación de forma compulsiva. En Ivatad Valencia Adicciones ofrecemos tratamiento psicológico a estas personas.

La psicoterapia de tipo cognitivo-conductual y la terapia de grupo ofrecen buenos resultados para este tipo de pacientes. Al mismo tiempo, probablemente, haga falta la participación de un nutricionista o dietista de cara a implementar una dieta saludable. Es muy frecuente entre los adictos a los esteroides el uso de complementos vitamínicos y dietas ricas en proteínas. En términos generales otorgan una alta importancia a la ingesta de alimentos y suele ser necesario reajustar un balance nutricional apropiado.

Recientes estudios (1) demuestran una afectación de las funciones ejecutivas en personas que abusan o dependen de los esteroides. Esto puede estar relacionado con la comorbilidad en algunos casos con otras adicciones como la adicción a la cocaína o incluso con el síndrome de hiperactividad por déficit de atención (TDHA). En estos casos será necesario atender por separado y coordinadamente cada uno de los trastornos.

(1) "Anabolic androgenic steroid dependence is associated with executive dysfunction". Drug and Alcohol Dependence, Volume 208, 2020, 107874, ISSN 0376-8716, https://doi.org/10.1016/j.drugalcdep.2020.107874.