adiccionesadicciones comportamentalesludopatíatratamientos

Cuando no puedes dejar las apuestas deportivas

como dejar las apuestas deportivas en Valencia

 

Algunas personas en Valencia usan las apuestas deportivas por diversión o por placer. Sin embargo, otras piensan en el juego como una forma de ganar dinero. Gastan más de lo que pueden pagar, o usan el juego para evadirse de los problemas cotidianos. Hasta que, en un momento determinado, sienten la necesidad de dejar las apuestas deportivas. La gran mayoría lo conseguirá sin demasiado esfuerzo. Sin embargo, otras personas, lejos de conseguirlo verán acentuado el problema y se encontrarán envueltos en la adicción al juego.

Vamos a describir lo que supone esta nueva forma de “divertirse” o de “socializar en las casas de apuestas” a través del juego. Hablaremos también al final de algunos consejos para esas personas que no han pensado, o no pueden, dejar las apuestas deportivas en Valencia. Cómo dejar el juego y las apuestas en Valencia.

Comprender a quien hace apuestas deportivas

Entender al jugador es fundamental para poder ayudarle a dejar las apuestas deportivas. Muy a menudo, una persona que está luchando con el juego puede sentir que tiene poco o ningún control sobre este. Generalmente tienen sentimiento de culpa, vergüenza o remordimiento. Habitualmente, también piensan en cómo puede estar afectando este comportamiento a las personas más próximas.

necesito dejar las apuestas deportivas en valencia

La persona que padece adicción al juego suele padecer gran angustia cuando intenta recuperar el dinero perdido. Esto le puede llevarle a comportarse de forma anómala o extraña, lo que suele crear un gran desconcierto entre la familia o los amigos. Comprender que jugar a las apuestas deportivas son un comportamiento adictivo y que el trastorno del juego es una enfermedad reconocida puede resultar de vital importancia. Aceptar a la ludopatía como una patología sirve para comprender mejor por qué alguien puede estar comportándose de esa forma que resulta tan difícil de explicar.

Experimentar todas estas emociones puede ser abrumador, lo que impide al adicto a las apuestas deportivas a pensar con claridad sobre sus acciones. Los pensamientos angustiantes a menudo conducen al ludópata a intensificar el contacto con el juego.

No todo el mundo que apuesta necesita dejar el juego

Las apuestas deportivas, al igual que ocurre con el alcohol o las drogas, no suelen crear una necesidad inmediata. Por lo menos a corto plazo. Ni en sentido negativo ni en el aspecto más gratificante. Con todas las adicciones pasa un poco lo mismo, se empieza poco a poco.

El juego es una conducta que ofrece inicialmente efectos altamente recompensantes. Activa los circuitos neuronales de la gratificación y el placer. Cuando jugamos o apostamos y ganamos, nos sentimos contentos y alegres. Es por esto que tendemos a repetir la conducta. Pero algunas personas, sin saberlo, en ese proceso quedarán atrapados por la “necesidad” de una recompensa contínua y cada vez mayor. Incluso generando consecuencias negativas, el adicto al juego necsitará seguir apostando. Esto es la ludopatía. Pasa exactamente lo mismo con el alcoholismo o la adicción a la cocaína, salvando las diferencias.

Fases de la adicción a las apuestas deportivas

Como deciamos, no es común necesitar dejar las apuestas nada más empezar a utilizarlas. Solo a través de una exposición reiterada a las mismas, y de la conjunción de una serie de factores, se acaba teniendo un problema de adicción al juego. Además, no todo el mundo padece este problema a la misma velocidad. Hay personas que son más vulnerables al efecto de las apuestas deportivas o del juego y desarrollan la enfermedad más deprisa. Sabemos que en estas personas existe también cierta predisposición genética a desarrollar el juego problemático o ludopatía.

Al igual que ocurre con otras adicciones, el tratamiento más eficaz para ayudar a alguien a dejar las apuestas parece apoyarse en el denominado proceso de cambio. Un ludópata experimenta las siguientes fases, desde que desarrolla el problema con el juego, hasta que consigue restaurar la normalidad:

Precontemplación para dejar el juego

El jugador puede sentir aquí que los aspectos positivos del juego superan a los negativos. Disfrutan del juego y no lo ven como un problema. En esta etapa es posible que las apuestas deportivas no estén causando ningún daño en particular al jugador ni a quienes le rodean.

Contemplación para dejar las apuestas deportivas

En esta etapa el jugador empieza a tener sentimientos encontrados sobre el juego. A menudo lo disfrutan, aunque saben que cuestan excesivo tiempo y dinero. De este modo, continuan apostando porque les acompaña cierta sensacion de dominio o control. Aunque en esta etapa es cuando se dan cuenta de que hay un problema.

Preparación para la resolución del problema del juego

En esta etapa el jugador se siente listo para controlar el juego o dejar de jugar pero ha tomado la decisión de hacer algo al respecto. Es posible que haya elegido una fecha en un futuro cercano en la que empezar a hacer esos cambios.

Acción respecto de la resolución del problema

El adicto está en modificación activa de su comportamiento de juego. Probablemente aquí, haya recurrido a un psicólogo especialista en adicciones para solicitar su ayuda. Se le ofrecerán una serie de herramientas que pueda usar para ayudarle a cambiar su comportamiento. El apoyo es importante para el jugador en este momento, ya que puede estar experimentando emociones difíciles al reflexionar sobre las consecuencias que tiene su conducta de juego.

Mantenimiento para dejar de jugar de forma sostenida

Esta etapa puede ser la más difícil para el jugador. Aquí es donde será necesario convertir los nuevos comportamientos en un hábito. Los nuevos comportamientos reemplazarán a los antiguos a través de la repetición continua de la conducta. Esta etapa puede resultar particularmente compleja, por lo que el apoyo de los demás puede resultar muy conveniente.

La recaída en las apuestas deportivas

El trastorno del juego es una enfermedad crónica, por lo que es posible que el adicto al juego que intenta controlar con las apuestas deportivas empiece a jugar destructivamente de nuevo. Si esto sucede, trate de no sentirse desanimado. Sin embargo, la recaída no debería ser entendida como parte natural del proceso, bajo nuestro punto de vista. Dicho esto, una vez se da la recaída en las apuestas trataremos de ofrecer el máximo apoyo al ludópata para averiguar las razones que le llevaron a ella. De este modo, podremos construir una continuidad en el proceso de rehabiliatación y tratamiento así poder dejar las apuestas deportivas de forma definitiva.

 

Consejos si no puedes dejar las apuestas deportivas

En primer lugar, si crees que tú solo no puedes dejar de jugar, tienes que buscar ayuda especializada. Si aún leyendo todo lo anterior decides seguir apostando, lee estos consejos a continuación. Antes de realizar cualquier apuesta, sal de la aplicación para darte un tiempo y piensa las cosas. Puede ser un momento, un minuto, o tal vez el tiempo necesario para prepararte un café. Independientemente de lo que hagas, convertir esa pausa en un hábito te ayudará a evitar lo que seguramente conoces si sueles apostar, el “Bet Regret” o arrepentimiento por apostar.

El “Bet Regret” es una fuerte sensación de angustia posterior a cuando haces una apuesta impulsiva. También cuando has apostado estando borracho, aburrido o intentando recuperar las pérdidas. Con las apuestas deportivas es muy fácil dejarse llevar y acabar apostando al futbol ucraniano, del que no conoces nada. Los mejores consejos si no has pensado, o no puedes, dejar las apuestas deportivas son:

 

  1. No pienses en los juegos de azar como una forma de ganar dinero.
  2. Sólo juega con dinero que puedas permitirte perder.
  3. Establece un límite de dinero por adelantado antes de empezar a apostar.
  4. Establece el límite total de tiempo que vas a dedicarle a las apuestas.
  5. Nunca persigas compensar tus pérdidas una vez cumplidos los limites.
  6. No juegues cuando estés deprimido o enfadado.
  7. Equilibra el juego con otras actividades y entretenimientos.
  8. No lleves tu tarjeta de crédito encima cuando decidas apostar.
  9. Tomate descansos con frecuencia cuando apuestes.
  10. No apuestes cuando hayas bebido alcohol o usado drogas.

 

Ayuda especializada como mejor consejo

Por otro lado, si estás preocupado por el juego de alguien, también puedes sentirte enfadado, herido o traicionado. Puede ser difícil lidiar con estas emociones, pero es completamente normal. Independientemente de cómo te sientas, es importante no culparte a tí mismo ni a la otra persona. El juego es un comportamiento adictivo y el trastorno del juego es un problema médico reconocido que puede desarrollarse debido a varias razones. Hay muchas formas de ayudar a alguien que juega, pero recuerda, no es tu trabajo cambiar su comportamiento.

Lo más coveniente es buscar ayuda de expertos en adicción al juego como es el Centro Ludopatía Valencia. Si entiendes que necesitas dejar el juego, busca ayuda rápida y especializada en adicciones. Llama al teléfono 617846402 y te atenderá una de nuestras psicólogas especialistas en ludopatía en Valencia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *