Concentrados de cannabis: la marihuana más peligrosa

Los concentrados de cannabis son extractos de la planta con alta proporción en cannabinoides

Los concentrados de cannabis son extractos con alta proporción en cannabinoides de las plantas C. Índica o C. Sativa. Se obtienen a partir de los tricomas, pequeñas glándulas que se encuentran fundamentalmente en la parte florida de la planta (cogollos). Contienen principalmente, delta-9-tetrahidrocannabinol o THC (principal responsable de los efectos psicoactivos del cannabis), y cannabidiol o CBD (al que se atribuyen propiedades farmacológicas muy interesantes). También pueden contener flavonoides y terpenos (bisabolol, limoneno, mirceno, etc.), que determinan las características organolépticas del cannabis (el olor y el sabor fundamentalmente).

Algunos de estos concentrados de alto contenido en THC provocan un efecto psicoactivo rápido y muy potente. Están concebidos principalmente para el uso recreativo, al amparo de sus efectos eufóricos o relajantes. El consumo de estos productos lleva asociado un elevado riesgo de provocar trastornos psiquiátricos. Cierto es que los efectos adversos del cannabis dependen en gran medida de la persona que la consume, pero el nuevo escenario abierto con la legalización no parece tener suficientemente en cuenta la peligrosidad de esta 'marihuana de alta potencia'.

Origen de los concentrados de cannabis

El término 'concentrados de cannabis' hace referencia a todos los extractos del cannabis. En los países donde está legalizado, podemos encontrar una amplia variedad de estos productos. Históricamente, los concentrados más tradicionales no utilizan la extracción como tal, sino que se obtienen por tamizado y/o prensado del producto resultante. Por ejemplo, el hachís (chocolate, costo) y el kifi (polen) son concentrados obtenidos sin ningún tipo de solvente. El kifi se obtiene por la simple agitación de la planta. El hachís se obtiene por calentamiento y prensado del kifi. El hachís es el extracto más conocido y contiene una proporción variable de THC que oscila entre el 3% y el 25%. Las charas, similares al hachís, son obtenidas manualmente a partir de flores frescas de cannabis y puede contener hasta un 60% de THC.

kifi, hachís y otros extractos de marihuana

Los concentrados de cannabis tienen un origen milenario. Con atribuciones medicinales, esotéricas, o incluso industriales (cáñamo), el cannabis ha sido utilizado por el hombre desde hace miles de años. Pero los concentrados de cannabis actuales (obtenidos con solventes en su mayoría) persiguen fundamentalmente los efectos psicotrópicos. Al mismo tiempo, con la legalización global del cannabis medicinal (EEUU, Canadá, Uruguay, etc.) algunos de estos concentrados (ricos en CBD) son utilizados para el tratamiento sintomático de diversas dolencias.

Tipos de concentrados de cannabis

Como comentábamos, los concentrados pueden ser obtenidos mecánicamente o mediante el uso de diferentes solventes (alcohol, butano, propano, o dióxido de carbono). El objetivo es concentrar o extraer los principios activos del cannabis y eliminar los restos vegetales. Para hacernos una idea: las flores de cannabis contienen aproximadamente entre un 15% y un 25% de THC. Sin embargo, los concentrados de cannabis pueden contener hasta un 99% de THC. En función del método de extracción empleado existen concentrados de cannabis sin solventes y concentrados obtenidos mediante el uso de solventes. Vamos a ver los más conocidos extractos de marihuana.

Antes de continuar diremos que los concentrados de cannabis pueden tener una proporción variable de THC y CBD. Este valor resulta fundamental a la hora de comprender los efectos que tiene el consumo de estos productos. Pueden ser THC dominante, CBD dominante o 'balanceados'. También especifican si el producto proviene de una variedad Sativa, Índica o de una cepa híbrida. A diferencia de las flores o el hachís, los concentrados de cannabis no se fuman directamente. Se utilizan vaporizadores, rigs (pipas) o bolígrafos para vapear. Calientan los concentrados a altas temperaturas y permiten así aspirar los cannabinoides.

Concentrados sin solventes

Al igual que el kifi o el hachís (obtenidos por manipulación del cannabis), existen otras formas de conseguir concentrados de cannabis sin utilizar solventes. Es el caso del 'rosin hash', un hachís obtenido por calentamiento y presión de las partes resinosas del cannabis. Este concentrado puede contener hasta el 69% de THC que equivale a una alta potencia. Otros concentrados utilizan agua como solvente, pero estos no se consideran extractos. Es el caso del 'bubble hash' (por la forma de burbujear cuando se fuma), que se obtiene mezclando y filtrando los cogollos del cannabis con agua helada.

Rosin hash y Bubble hash son dos concentrados de cannabis

Concentrados con solventes

Otras formas de conseguir concentrados de cannabis es la utilización de diferentes solventes. Principalmente se utiliza alcohol, butano, propano o dióxido de carbono. Las técnicas empleadas son a menudo complejas. Muchos de estos solventes son inflamables y la elaboración casera puede provocar accidentes por deflagración. Los concentrados con solventes más populares son conocidos como BHO (butane hash oil) y PHO (propane hash oil).

Live Resin es un extracto de cannabis muy potente
Live Resin Cannabis

La tintura de cannabis o el aceite de hachís son extractos obtenidos con solventes. También la resina viva de cannabis ('live resin') goza de gran popularidad entre los consumidores. Este concentrado de alta potencia se obtiene por congelación de flores frescas y ofrece una alta proporción en cannabinoides y terpenos. Los terpenos del cannabis, además de proporcionar aromas muy diversos, están relacionados con una posible función moduladora de los efectos psicoactivos (entourage effect). Otros concentrados muy potentes obtenidos con solventes son los denominados 'diamonds', la cera o 'wax' y el 'shatter' (con aspecto a caramelo quemado).

Wax o cera de cannabis es un concentrado de gran potencia
Wax o cera de cannabis

El THC destilado es un súper concentrado de cannabis obtenido por un complejo proceso de destilación. El procedimiento sustrae los terpenos, flavonoides y otras sustancias, por lo que es posible conseguir una pureza en THC del 99%.

El peligro de usar marihuana de alta potencia

En España están aprobados fármacos con THC y CBD para el tratamiento sintomático de ciertas patologías. Sin embargo, los concentrados surgen como consecuencia de grandes cambios respecto a la legalización. La potente industria del cannabis ha comercializado multitud de posibilidades, tanto para el uso recreativo como para el uso medicinal de la marihuana. Todas las empresas que ofrecen concentrados de cannabis con más del 0,2% en THC exigen que verifiques la mayoría de edad. Solamente sirven en países donde es legal el cannabis. Además, todas advierten del riesgo sobre la salud que tiene su consumo. Por ejemplo, en páginas de Canadá: Hay riesgos asociados con el consumo de cannabis. Para obtener información, busque en internet "Health Canada - efectos del cannabis en la salud". En California advierten sobre los efectos cancerígenos del cannabis: Smoking cannabis or being exposed to cannabis smoke may increase the risk of cancer.

Diamonds Cannabis

En función de la composición, y de la persona que los utiliza, los concentrados de cannabis pueden ser altamente peligrosos. De hecho, la recomendación de estas páginas es empezar siempre con una baja concentración de THC. El efecto adverso más frecuente del consumo de cannabis es la ansiedad. Sin embargo, los concentrados con alto contenido en THC podrían estar relacionados con la aparición de graves cuadros psiquiátricos (psicosis, esquizofrenia, etc.). Sin embargo, no es posible encontrar mención al respecto de la posible adicción a la marihuana. Ni tampoco del tratamiento para la adicción al cannabis.

El CBD y los concentrados de cannabis

El cannabidiol (CBD) es el segundo cannabinoide más frecuente en el cannabis y lo producen principalmente las plantas de cáñamo. La popularidad del CBD se ha disparado debido a sus efectos no psicoactivos. La mayoría de usuarios buscan CBD por sus propiedades medicinales ya que fue el primer cannabinoide aprobado por la FDA. Durante la última década, la investigación sugiere un fuerte potencial terapéutico de esta sustancia. Su acción compensadora sobre el THC le convierte en una sustancia interesante. Además, sus propiedades ansiolíticas, relajantes y anticonvulsivas, han puesto en marcha una potente industria que ofrece una gran diversidad de concentrados de cannabis CBD dominante.

Shatter cannabis
Shatter de cannabis

A medida que avanza la investigación los concentrados ricos en CBD se postulan como parte del arsenal terapéutico. De hecho, las empresas especializadas en comercialización del cannabis ofrecen concentrados THC dominante, CBD dominante, o balanceados (THC/CBD). En España, los dos únicos fármacos derivados del cannabis aprobados por el Ministerio de Sanidad contienen cannabidiol. En Valencia podemos adquirir concentrados de CBD siempre y cuando no superen el 0,2% en THC.

Situación legal del cannabis en España

Queremos resaltar que en España no se pueden adquirir legalmente productos concentrados en THC o 'marihuana de alta potencia'. Tampoco se pueden comercializar plantas o flores secas con más del 0,2% en THC. Todos los proveedores de cannabis legal en Valencia ofrecen exclusivamente productos de CBD (aceites, cremas de CBD, flores, o cartuchos para vapear). Sin embargo, podemos adquirir semillas de diferentes cepas de marihuana con alto contenido en THC. Estos productos son ofrecidos como 'semillas de colección' y la responsabilidad final de cómo se utilizan pasa a ser del comprador.

La situación del cannabis legal en España ha permanecido estancada durante muchos años. Sin embargo, una subcomisión de Sanidad del Congreso de los Diputados acaba de aprobar un informe (2022) que regulará y ampliará el uso del cannabis medicinal en España. Este informe deja la puerta abierta a otras indicaciones terapéuticas del cannabis, cuando los estudios de investigación aporten indicios consistentes.

Está previsto que el cannabis pueda administrarse en oficinas de farmacia, preferentemente en farmacia hospitalaria. Las indicaciones del cannabis medicinal son limitadas y parecen concentrarse en la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple, algunas formas de epilepsia, náuseas y vómitos derivados de la quimioterapia, endometriosis, dolor oncológico y el dolor crónico no oncológico.