La terapia motivacional para el tratamiento de adicciones

un psicólogo ofreciendo terapia motivacional para el tratamiento de adicciones a otra persona

La terapia motivacional (o entrevista motivacional) es un tipo de psicoterapia muy utilizada para el tratamiento de adicciones ya que mejora ampliamente los resultados de otros tratamientos. Consiste en motivar a las personas hacia un proceso de cambio que implique suprimir el consumo de alcohol o drogas y mejorar su bienestar. La terapia motivacional también se utiliza en otras áreas profesionales como la educación o la medicina, pero fundamentalmente se emplea en la práctica de la psicología clínica para el tratamiento de adicciones. Por ejemplo, los psicólogos de la clínica Ivatad utilizan en Valencia la entrevista motivacional con muy buenos resultados como parte del tratamiento del alcoholismo, la drogadicción o la ludopatía.

Ilustración representando el resultado de la terapia motivacional en el tratamiento de adicciones
La terapia motivacional ayuda a resolver las adicciones a través del cambio de comportamiento.

¿Para qué sirve la terapia motivacional?

Como comentábamos, la terapia motivacional sirve para resolver problemas o conseguir objetivos mediante el desarrollo de un proceso de cambio. Realmente la entrevista motivacional actúa como catalizador del cambio, ayudando a valorar las ventajas y desventajas que suponen ciertas conductas y a resolver la ambivalencia.

Cabe destacar que el terapeuta no propone directamente el cambio, sino que trata de estimular la iniciativa en el paciente. Es decir, promueve activamente la autoeficacia. En definitiva, la terapia motivacional activa la capacidad de las personas para eliminar conductas perjudiciales e instaurar otras más positivas y saludables. Es decir, mejora el bienestar general y el estado de salud de las personas.

La terapia motivacional promueve el potencial de las personas para superar dificultades o conseguir objetivos.

Esta técnica es utilizada con éxito en gran número de campos profesionales, como veremos más adelante. Sin embargo, es en el tratamiento de adicciones donde la terapia motivacional adquiere mayor relevancia en base a sus buenos resultados.

Ilustración representando el proceso de cambio en el tratamiento de adicciones
La terapia motivacional sirve para mejorar el bienestar general a través de un proceso de cambio.

Veamos ahora las técnicas y principios básicos que utiliza la terapia motivacional para conseguir una alta eficacia en el tratamiento del alcoholismo o la adicción a la cocaína.

Principios básicos de la entrevista motivacional

La terapia motivacional utiliza planteamientos muy característicos en su desarrollo. Estos principios guían el proceso del cambio y pretenden planificar, involucrar y enfocar al paciente en el tratamiento de adicciones. El objetivo es ayudar a resolver la ambivalencia y comprometerse con un cambio de comportamiento. Estos son los principales recursos de la terapia motivacional en el marco del tratamiento de adicciones:

  • Expresa empatía mediante la escucha reflexiva: la empatía es la capacidad para ponerse en el lugar de la otra persona y entenderla sin juzgarla, asumiendo como válidas sus creencias, intereses y sentimientos.
  • Desarrolla las discrepancias: ayudar a las personas a ver las discrepancias entre su comportamiento en la actualidad y la situación a la que esperan llegar resulta fundamental para el cambio, ya que les ayuda a reflexionar y aumentar la percepción de riesgo del comportamiento perjudicial.
  • Evita las argumentaciones: intentar convencer a la persona de que tiene un problema y que necesita un cambio puede ser contraproducente ya que puede crear resistencia. La terapia motivacional pretende que sea el propio paciente quien desarrolle el cambio en el tratamiento de adicciones.
  • Maneja las resistencias: la resistencia del paciente apunta a un posible cambio de estrategia. Para manejar las resistencias podemos utilizar la reflexión simple, la reflexión ampliada o el reencuadre (ofreciendo una reflexión alternativa).
  • Promueve la autoeficacia: sentirse capaz de afrontar un reto, como resolver el alcoholismo o la drogadicción, aumenta la probabilidad de comenzar a abordarlo. La autoeficacia, la terapia motivacional y el desarrollo de la resiliencia, son recursos ampliamente utilizados para el tratamiento de adicciones. El terapeuta no da consejos ni soluciones, pero reconoce los esfuerzos del paciente y destaca la consecución de objetivos.

Técnicas de la entrevista motivacional para el tratamiento de adicciones

La entrevista motivacional es una forma de ayudar a personas en tratamiento de adicciones a cambiar su comportamiento explorando sus propias razones y objetivos. Las principales técnicas utilizadas en la entrevista motivacional son las siguientes:

  1. Utiliza preguntas abiertas: por ejemplo, “¿cuáles son los beneficios para ti que tendría dejar la cocaína?”
  2. Plantea la escucha reflexiva: implica parafrasear al paciente y utiliza los silencios para que el paciente pueda reflexionar sobre sus propias palabras.
  3. Promueve la conciencia de las consecuencias del cambio: expresar los argumentos propios ayuda a realizar una toma de conciencia para realizar un cambio. Por ejemplo, “parece que te sientes frustrado con los efectos del alcohol”.
  4. Reestructuración positiva: destacar aspectos positivos del paciente para aumentar su autoestima.
  5. Promueve la motivación: consiste en destacar el esfuerzo que supone el cambio de comportamiento y el compromiso. Por ejemplo, “has demostrado mucho coraje al venir aquí hoy”.

Cabe resaltar que la entrevista motivacional requiere que entre el terapeuta (generalmente un psicólogo especialista en adicciones) y el paciente exista un vínculo altamente respetuoso, confiable y seguro.

Entrada relacionada: los mejores consejos para dejar el alcohol.

 

El modelo transteórico del cambio en el tratamiento de adicciones

El proceso de cambio es el concepto fundamental alrededor del que gravita la terapia motivacional en el tratamiento de adicciones. James Prochaska y Carlo DiClemente describieron este proceso bajo el nombre ‘modelo transteórico del cambio’. El proceso de cambio, según estos autores, consta de las siguientes fases:

  1. Precontemplación: el paciente no tiene ni conciencia plena del problema ni tampoco la necesidad de hacer un cambio. La persona que se encuentra en esta etapa necesita información adicional para generar una mayor concienciación del problema.
  2. Contemplación: existe ambivalencia, las personas que están en esta etapa consideran el cambio, pero a la vez lo rechazan. El trabajo del psicólogo en esta etapa es que la balanza se incline hacia conseguir ese cambio. Para este caso, la terapia motivacional es una herramienta excelente.
  3. Preparación: en esta etapa la persona se prepara para el tratamiento de adicciones. Si no lo hace, retrocede a la etapa de contemplación. Esto nunca debe entenderse como un fracaso sino como una necesidad individual de cada persona.
  4. Acción: inicio del tratamiento. El objetivo es conseguir el cambio en el problema que se desea resolver. Creando unas pautas de tratamiento.
  5. Mantenimiento: Mantener el cambio conseguido en la etapa anterior. Esto requiere unas habilidades y estrategias diferentes a las que se requerían en etapas anteriores.

Algunos autores incorporan la recaída como parte del modelo de cambio. Esto no implica naturalizar el hecho de volver a consumir, sino aceptar la elevada tendencia que tienen las adicciones a expresar su sintomatología a través del consumo. Por lo tanto, las recaídas apuntan a la necesidad de un desarrollo más profundo de las etapas previas del modelo transteórico del cambio.

En definitiva, el modelo transteórico del cambio plantea un proceso a través del cual podemos cambiar el comportamiento asociado a las adicciones.

Eficacia de la terapia motivacional para el tratamiento de adicciones

Como hemos comentado, la terapia motivacional es ampliamente utilizada para el tratamiento de adicciones. Una gran cantidad de estudios de investigación demuestran que la entrevista motivacional (EM) mejora los resultados del tratamiento de adicciones en comparación con otros modelos terapéuticos. Por ejemplo, Carroll et al. (2006) apuntan que la entrevista motivacional mejora la participación y los resultados del tratamiento de adicciones. Otro estudio de Smedslund et al. (2011) demuestra que la terapia motivacional reduce el impacto de la adicción al alcohol o las drogas a corto plazo. Por citar alguno más, Bischof et al. (2021) indican que la entrevista motivacional es útil para fortalecer la motivación hacia el cambio de comportamiento y promover la adherencia al tratamiento.

La evidencia científica justifica el uso de terapia motivacional para el tratamiento de adicciones.

En resumen, la ciencia justifica el uso de la entrevista motivacional para el tratamiento de adicciones ya que permite optimizar o mejorar los resultados.

Otras aplicaciones de la terapia motivacional

Como comentábamos, la terapia motivacional es una herramienta muy utilizada en la práctica de la psicología y particularmente para el tratamiento de adicciones. Pero además también resulta útil para gestionar de forma óptima otras situaciones, superar dificultades o para optimizar el cumplimiento de objetivos. Estas son algunas de las principales aplicaciones de la entrevista motivacional:

  • Crecimiento personal: la entrevista motivacional ayuda a las personas a resolver sentimientos e inseguridades ambivalentes permitiéndoles encontrar motivación suficiente para cambiar su comportamiento. Por esta razón se utiliza ampliamente como herramienta facilitadora del crecimiento personal. Es un proceso práctico, empático y a corto plazo, que tiene en cuenta lo difícil que es hacer cambios en la vida.
  • Salud física: la terapia motivacional puede ayudar a personas con enfermedades crónicas (como diabetes, asma o patologías cardiacas) a cumplir con las recomendaciones médicas y un estilo de vida saludable. También puede ser beneficiosa para personas que desean perder peso ya que mejora la confianza respecto a la capacidad de cambiar hábitos alimenticios o realizar ejercicio físico.
  • Competencia académica o profesional: la entrevista motivacional, además del tratamiento de adicciones, también puede utilizarse en educación, coaching o recursos humanos, para mejorar la competencia que permita alcanzar ciertos objetivos.

En cualquier caso, el campo más contrastado de la terapia motivacional es el tratamiento de adicciones o los problemas con el alcohol, el juego o las drogas. Ayuda a las personas que luchan contra el alcoholismo o la adicción a la cocaína a encontrar las razones para dejar de consumir y superar su ambivalencia. En definitiva, la terapia motivacional permite mejorar el bienestar general y la salud de las personas.