AdicciónAdiccionesadicciones comportamentalesLudopatía

Soy adicto a las apuestas deportivas

Alguien que se pregunta ¿ soy adicto a las apuestas deportivas ? puede padecer ludopatía

Soy adicto a las apuestas deportivas, es la afirmación que con mayor frecuencia recibimos los últimos meses en el Centro Ludopatía Valencia. Probablemente a causa del confinamiento, de la pandemia, o de otros factores. Lo cierto es que cada vez más personas de mediana edad, o jóvenes adolescentes, presentan un problema de juego patológico en Valencia. Las apuestas deportivas han experimentado un gran aumento desde el año 2013. Precisamente, el año en que la Organización Mundial de la Salud pasa a llamar a la ludopatía “trastorno del juego” (Game Disorder), en lugar de “juego patológico”.

A través del Manual Estadístico de Enfermedades Mentales (DSM), la OMS incluyó a la ludopatía en la nueva denominación “trastornos adictivos y los relacionados con sustancias”, equiparándola al alcoholismo o la adicción a la cocaína. El adicto a las apuestas deportivas pasó de ser considerado un enfermo por “trastornos del control de impulsos” a ser entendido igual que un alcohólico o un cocainómano.

La evolución del diagnóstico de la adicción al juego

A partir del año 2013 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió cambiar, a través del DSM, tanto el concepto como el grado y la clasificación de los problemas causados por el juego. De hecho, introdujo en la nueva denominación “Game Disorder” la diferenciación “online” (a través de internet) y presencial. Efectivamente, hasta entonces estábamos familiarizados con los juegos de azar desarrollados de forma física (bingo, casinos, tragaperras). Pero a principios de la década, con la expansión de internet, surgió esta nueva forma de jugar (online) que es mucho más adictiva.

En el año 2013 el adicto a las apuestas deportivas pasa a ser diagnosticado de la misma manera que un alcohólico o un cocainómano. La ludopatía se incluyó entonces en la nueva clasificación denominada “trastornos adictivos y los relacionados con sustancias”

Hoy en día cualquier evento deportivo está a nuestro alcance de forma inmediata a través de dispositivos móviles. Ya no es necesario rellenar una quiniela, acudir al hipódromo o ni siquiera entrar en casas de apuestas. Con una tarjeta de crédito y un teléfono móvil con internet podemos apostar a la liga de futbol de cualquier país del mundo en cuestión de segundos. Desde cualquier sitio y en cualquier momento, 24 horas al día, 365 días al año. Esto sin lugar a dudas ha propiciado, además de cambios en la clasificación, un considerable aumento de la prevalencia de la adicción a las apuestas deportivas.

 

Futbol y apuestas. Para saber si soy adicto a las apuestas deportivas hace falta un diagnóstico
Para saber si soy adicto a las apuestas deportivas hace falta un diagnóstico

Qué diagnóstico me pertenece si soy adicto a las apuestas deportivas

Cuando una persona se identifica de esta forma (soy adicto a las apuestas deportivas), el psicólogo especialista en adicciones intentará identificar si el paciente reúne los criterios establecidos para el trastorno del juego. A través de diferentes test de ludopatía, del manual DSM-5, o de la Clasificación Internacional de Enfermedades, los psicólogos o médicos expertos en conductas adictivas determinarán si existe la patología y en qué grado. En primer lugar, tratarán de identificar el problema. Posteriormente establecerán, en su caso, un diagnóstico y así proponer el mejor tratamiento para la adicción a las apuestas.

Diagnóstico del adicto a las apuestas deportivas en el DSM-5

La actual edición del Manual Estadístico de Enfermedades Mentales (DSM-5) considera la adicción a las apuestas deportivas como un comportamiento de juego problemático persistente y recurrente que conduce a un deterioro o angustia clínicamente significativos. El adicto a las apuestas deportivas tendrá que cumplir, al menos, cuatro de los siguientes criterios en los últimos doce meses:

  1. Necesitas apostar cantidades crecientes de dinero para lograr la emoción deseada.
  2. Estás inquieto o irritable cuando intentas reducir las apuestas deportivas o dejar de apostar.
  3. Has repetido esfuerzos infructuosos para controlar, reducir o dejar de apostar.
  4. A menudo estás preocupado por las apuestas (por ejemplo, tiene pensamientos persistentes de revivir experiencias pasadas, planificar la próxima aventura, pensar en formas de obtener dinero para apostar).
  5. A menudo juegas cuando te siente angustiado (por ejemplo, culpable, ansioso, deprimido).
  6. Después de perder dinero apostando sueles intentar recuperar las pérdidas.
  7. Mientes a miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar las apuestas.
  8. Has puesto en peligro o perdido una relación, un trabajo, o una oportunidad importante debido a las apuestas deportivas.
  9. Dependiste en algún momento de que te prestasen dinero para aliviar una situación financiera causada por el juego.

Establece diferentes grados de afectación para la adicción a las apuestas deportivas. Adicción Leve (se cumplen 4-5 criterios), Moderada (se cumplen 6 a 7 criterios) o Grave (se cumplen de 8 a 9 criterios). Por último, la clasificación del DSM-5 asignará este diagnóstico si el comportamiento de juego no se explica mejor por un episodio maníaco. Además, diferencia entre trastorno de juego episódico o persistente y también, si se da una remisión temprana o una remisión sostenida.

Diagnóstico del adicto a las apuestas deportivas en el ICD-11

La Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11) incluye al trastorno de juego (6C50) en el subapartado “desordenes debidos a conductas adictivas“. Lo define como un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente y que puede ser online (6C50.0) o presencial (6C50.1). Está caracterizado por un control deficiente sobre el juego, un aumento de la prioridad dada al juego sobre aspectos vitales y una escalada del juego a pesar de las consecuencias negativas que provoca. El patrón de conducta de juego puede ser continuo o episódico y recurrente. Da como resultado una angustia o deterioro significativos en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educativo, ocupacional o en otras áreas importantes. El comportamiento de juego normalmente es evidente durante un período de al menos 12 meses para asignar este diagnóstico. Aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves.

ICD-11 incluye al “juego problemático y las apuestas” en el apartado “problemas de salud asociados con conductas” con el código (QE21). Se refiere a un patrón de juegos de azar y apuestas que aumenta apreciablemente el riesgo de consecuencias dañinas para la salud física o mental del individuo o de personas que le rodean. El mayor riesgo de evolucionar a un trastorno de juego puede deberse a la frecuencia, la cantidad de tiempo dedicado a estas actividades, o al contexto del juego y las apuestas. También al descuido de otras prioridades, a los comportamientos de riesgo asociados, a las consecuencias adversas, o a la combinación de estos. El patrón de juego y las apuestas a menudo persiste a pesar de la conciencia del mayor riesgo de daño para el individuo o para otros.

Superar la adicción a las apuestas

Si te has preguntado recientemente ¿soy adicto a las apuestas deportivas? es bastante probable que estés padeciendo, al menos, juego problemático. Ten en cuenta que no todo el mundo que apuesta tiene un problema, pero algunas de estas personas acaban padeciendo adicción al juego. Si necesitas superar la adicción al juego tienes que saber que es totalmente posible. Consulta con nosotros en el número 617 84 64 02 y trataremos de ayudarte a responder tus dudas.