adiccionadiccionesadicciones comportamentales

La adicción a Instagram

La adicción a Instagram pertence a las denominadas adicciones comportamentales. Instagram puede generar dependencia.

La adicción a Instagram. Instagram es una red social que permite compartir fotos o videos, recibir comentarios y “me gusta” de otros usuarios, y seguir sus perfiles, o ser seguidos por estos. Sus principales funciones son: “Reels“, “Historias“, “Messenger“, “IGTV“, “Comprar” o, incluida recientemente, “Salas en Vivo“. Estas funciones pueden conllevar un uso problemático, llamado adicción a Instagram, a través de la necesidad constante y compulsiva de compartir contenidos con elevada frecuencia. El adicto a Instagram también acaba verificando perjudicial e impulsivamente el número de alertas y notificaciones, entre otros aspectos.

 

¿Existe la adicción a Instagram?

La adicción a Instagram no está incluida en los criterios diagnósticos que determinan las adicciones. Pero que a algunas personas les genera lo más parecido a una dependencia, es incontestable. Se expresa de forma muy similar a la adicción al alcohol, las drogas, o el juego (ludopatía). Varios ex empleados de Apple o Facebook han revelado que estas grandes empresas de tecnología diseñan deliberadamente las aplicaciones para que sean adictivas.

Los usuarios de Instagram pueden desarrollar dependencia de la aplicación como lo hacen drogas más conocidas. Por supuesto, la adicción a Instagram no afectará a la salud como el alcohol o la cocaína, pero su “toxicidad” afectará seriamente al bienestar general.

 

En particular, la adicción a Instagram, o Tik Tok, incidirá directa y fundamentalmente en las relaciones personales y familiares. En la adicción a Instagram es preciso remarcar que, aunque es fácil hacer un uso perjudicial de la plataforma, no se puede generalizar. Una pequeña minoría de usuarios muestra síntomas y consecuencias similares a los de una adicción.

 

Para resumir, los seis componentes centrales a la hora de definir cualquier adicción comportamental son: prominencia, modificación del estado de ánimo, tolerancia, abstinencia, conflictividad y recaída. Cualquier persona que se involucre en un comportamiento que cumpla con estos seis criterios básicos debería definirse operativamente como adicto a ese comportamiento.

 

Las consecuencias de vivir en Instagram

A pesar de todas las ventajas que puede ofrecer Instagram, el teléfono móvil no debe convertirse en tu único amigo y compañero de conversación en este mundo. Revisamos obsesivamente nuestros teléfonos móviles, aproximadamente unas 160 veces al día. La mayoría de nosotros pasamos una media de 3 horas y media al día consultando el teléfono móvil. Simplemente, no podemos evitarlo. Estamos frente a un problema y no tardaremos en aceptarlo globalmente.

Particularmente expuestos a la posible adicción a Instagram está la población más joven. Cada vez más adolescentes desarrollan la denominada adicción a las redes sociales. Decimos jóvenes, porque cada vez más el uso prematuro y continuado de las nuevas tecnologías les sitúa en una particular posición de vulnerabilidad.

 

La adicción a Instagram no afecta a la salud como lo hacen las drogas. Pero su "toxicidad" puede afectar seriamente a su bienestar general.
La adicción a Instagram

Al igual que recientemente se incluyó la adicción a los videojuegos dentro del manual de criterios diagnósticos (DSM-5), probablemente pase lo mismo con estas “nuevas adicciones”. Desde hace años se especula con la posible inclusión en la clasificación de adicciones del uso problemático de internet o incluso de las redes sociales (RRSS) como Facebook, Tik Tok, o YouTube. El impacto del uso problemático de Instagram puede traducirse en:

 

  • Bajo rendimiento académico.
  • Afecta a la calidad de las relaciones personales.
  • Impacta negativamente sobre la memoria a corto plazo y la resolución de problemas.
  • Afectaría seriamente al patrón de sueño.
  • En personas más jóvenes puede crear mayor negatividad, angustia y menor recuperación emocional.
  • Puede inducir a o favorecer un aumento de la obesidad.
  • Probable relación directa entre uso problemático de Instagram y depresión.

 

Consejos para vencer la adicción a Instagram

Instagram te sumerge en cierto modo en una “realidad paralela”, en un mundo virtual. Por muchas razones, esto acaba siendo contraproducente. Eliminar la adicción a Instagram te permitirá recuperar tu verdadero sitio en el mundo real. Posiblemente, incluso contemplarás prescindir del teléfono móvil en días puntuales. La desintoxicación digital puede ofrecerte unos beneficios asombrosos. Te ofrecemos 7 consejos para vencer la adicción a Instagram:

  1. Desinstala Instagram. El problema es que muchos usuarios poseen perfiles personales y profesionales simultáneamente en sus dispositivos. Deberías pensar en suprimir el perfil personal de todos tus dispositivos.
  2. No cargues el teléfono móvil al lado de la cama. Incluso puedes decidir no utilizarlo en la habitación. Esto aumentará la calidad del sueño y te permitirá descansar mejor. Aunque parezca elemental, estas rutinas pueden ayudarte a vencer la adicción a Instagram más de lo que crees.
  3. Establece un periodo de “solo llamadas”. Durante esos días, utiliza el teléfono solamente para hacer llamadas o recibirlas. Evidentemente, no debes tener acceso a otras redes como Facebook, YouTube, Twitter o Tik Tok.
  4. Escoge un día a la semana para no utilizar el teléfono. Por ejemplo, el fin de semana es más fácil conseguirlo. Te permitirá contemplar otras actividades que seguramente tenías descuidadas. Hacer deporte, leer un libro o cocinar pueden entretenerte e incluso divertirte.
  5. Cambia los hábitos. Los psicólogos aconsejan reemplazar el hábito de verificar constantemente el teléfono por otros más saludables. Cuando estés en el metro, o el tiempo de descanso en el trabajo, no dudes en leer un libro. Probablemente resultará más enriquecedor que ver las últimas fotos en Instagram de “esa persona que tanto te interesa”.
  6. Desactiva las notificaciones. A menudo coges el teléfono para observar una notificación de Instagram y se convierte en media hora viendo fotos absurdas. ¿Te suena? Es porque las alertas son adictivas y ni siquiera te das cuenta de cómo te atrapan. Si desactivas las notificaciones o dejas en silencio el teléfono, no tendrás la tentación de consultar otras cosas.
  7. Instala aplicaciones que limitan el tiempo de uso. Existen aplicaciones diseñadas para reforzar el autocontrol. Limitan la posibilidad de utilizar el teléfono. Moment o Forest son dos de las mejores aplicaciones que pueden ayudarte a conseguirlo.

 

La desintoxicación digital

La “Digital Detox“, por muchos motivos, es una decisión que solo tú puedes elegir. La desintoxicación digital te permitirá, entre otras cosas, restaurar un equilibrio saludable de tu interacción social. Una conectividad constante, como la que puede imprimir Instagram, lleva adherida una carga muy elevada de estrés. Debes saber que el estrés aparece como factor determinante en la aparición de muchas patologías. Es por esto que, si piensas que puedes estar padeciendo adicción a Instagram, o a otra red social, deberías plantarte seriamente una desintoxicación digital. Mejorarás de forma considerable tu estado anímico y emocional. Probablemente, lo más valioso que tienes.